03 agosto 2015

San Bernardo a machetazos

Fuente fotografía: Perfil Facebook Concejal Sebastián Tapia



El rescate patrimonial

Asistí este sábado 1 de agosto a la reinauguración de la Casa de la Cultura de mi comuna, San Bernardo, luego que se viera muy afectada por el terremoto del 2010. No fui invitada, como la mayoría de los artistas sambernardinos, de manera especial. Me colé acompañando a alguien, y los demás artistas con los que me encontré también llegaron de ese modo, sentían que debían estar para ver el resultado del rescate patrimonial de una casona colonial que nos había visto nacer como artistas en diferentes épocas y siempre, siempre, nos cobijó de alguna manera. Consideremos esto un gesto democrático donde todos los ciudadanos somos iguales y nadie es especial. 

Y así fue, todos pudieron entrar y se repletó –casi peligrosamente-- ¡Pero qué bueno, qué lindo que las personas estuvieran tan interesadas en este evento, en la cultura, en nuestra identidad!. Personalmente, La Casa de la Cultura sale mencionada en todas mis biografías y reseñas, porque me siento orgullosa de ella, a pesar que cuando más la frecuenté no estaba en las mejores condiciones y urgían muchos arreglos. Pero tenía magia, olor, sonidos particulares, únicos. ¡Ah! Cuántas cosas viví en aquella Casa, entre sus gruesas paredes de adobe, tras los ventanales del patio central, caminando por los adoquines centenarios.

Pero lo que me encontré el sábado al llegar fue algo muy diferente a lo que imaginé toda la semana, para ser franca. Nuestra Casa estaba convertida en una discoteca llena de luces ¿incidentales? ¿decorativas? que nada tenían que envidiarle al Lollapalooza. Bien, es una cuestión de gustos y además se condice con la estrategia de eventismo[1] que se maneja en la actual administración municipal, una estrategia llena de detractores dentro de la gestión cultural pero que, no podemos negar, es tan efectiva para atraer a la gente que cualquier gobierno o dirección siempre está coqueteando con ella. 

El problema está en que la enorme cantidad de dinero que se invierte en estos eventos (luces, decoración, seguridad, organización, logística, adminículos,) no está entramada con una política cultural comunal. No la hay. No la tenemos en San Bernardo. La verdad es que no sé si alguien en el municipio sepa lo que es una política cultural como programa. Como proyecto. Como refuerzo de la identidad y encaminada hacia la expansión de las expresiones culturales. Como descentralización de la cultura, que nunca sale del radio que llamamos “el centro”. Si alguien maneja alguno de estos conceptos, por favor, avíseme. No vaya a ser que esté solo hablando pavadas.

El día sábado nadie se refirió al valor del rescate patrimonial para la comuna que significa abrir de nuevo la Casa. ¡Pero si el patrimonio está tan de moda! Era cosa de meterse a internet o asesorarse por un par de personas para entregar esta información a los habitantes como una manera de concientizar sobre el valor patrimonial y sus diferentes formas de desarrollo. Está bien, no todos tenemos la misma opinión sobre lo que es el patrimonio, pero esa es la idea, discutirlo constantemente para llegar a puntos de encuentro o, simplemente, asumir posturas diferentes que enriquezcan y no sesguen la visión sobre este. 

Una amiga pudo ver la Casa durante la luz del día y sus opiniones no fueron positivas. Hablo de una amiga patrimonialista. Esperaré a verla de día para llorar también la eliminación de sus hortensias del frontis. No me vengan con que estaban apestadas, era cosa de poner unas nuevas para conservar este particular detalle. ¿Y cómo se realizó la reconstrucción? ¿bajo qué criterios? ¿con qué tecnologías? Sería muy positivo organizar una exposición donde los encargados de volver a poner en pie la Casa nos contaran sobre este proceso (tuve la oportunidad de ver los ladrillos de adobe secando y me pareció maravilloso). Le pido abiertamente al Departamento de Cultura del municipio que organice una actividad así, en la que los ciudadanos podamos conversar cara a cara con arquitectos y constructores y preguntarles porqué tomaron tal o cual decisión. A mí, por lo menos, no me basta con el grupo de actores disfrazados de “época”, con trajes totalmente erróneos, para quedar satisfecha con el rescate patrimonial. 




El libro oficial 


A las autoridades presentes y a los ciudadanos importantes que fueron parte de un recorrido más detallado por los interiores, les fue entregado un libro que se titula San Bernardo, Memoria y actualidad, editado por el Departamento de Cultura y Turismo de la Municipalidad. Es una edición de 1000 ejemplares, a todo color, en papel couché y en su Colofón detalla: “El cuidado de la edición estuvo a cargo de Yuri Pérez, Área Literatura I. Municipalidad de San Bernardo”. Hace años que conozco las ediciones del departamento, tanto de libros oficiales como de libros de autores locales, y me han parecido buenas, pero no perfectas ni cuidadas. 

El tomo I del libro dedicado a la compilación de artistas locales de todos los tiempos, publicado hace unos años, –esfuerzo que me parece notable- tenía varias erratas y, particularmente mi biografía, varios datos no coinciden con la realidad. Ni siquiera mi fecha de nacimiento. Bueno, hasta en las ediciones más importantes ocurren estos baches. Está bien. Pero el perfeccionismo me obliga a decirlo ¡Lo siento! Debe ser la herencia prusiana que llevo en la sangre. 

Volvamos al libro que nos convoca. En lo que concierne al catálogo de edificaciones patrimoniales, colegios municipales, espacios de identidad, el trabajo fue realizado como una municipalidad lo haría. No hay arte, pero contiene información. La posteridad lo agradecerá. Con respecto a los capítulos sobre las políticas sociales del historiador Gabriel Salazar Soto, no diré nada porque no los leí, la verdad. Presiento que es un área en la que me veré entrampada por mi poco conocimiento y por no tener más fuentes con las que trabajar para realizar contrapuntos –amigo lector, recuerde que soy egresada de historia del arte, sé lo que es la investigación-. 

Pero acá vienen los problemas, el anacronismo puro, la desinformación absoluta y la falta de respeto hacia los artistas sambernardinos, hacia los lectores, hacia los pobres niños de colegios municipales que tendrán este libro para consultar en sus bibliotecas. El capítulo La cultura en San Bernardo desde 1980 hasta hoy, partes I y II, del historiador Raúl Besoaín Armijo. Para comenzar, están dentro de ellos los justos y necesarios recuentos del Centro Literario Andén, los intérpretes musicales de gran trayectoria, también la pintura.

Y en escultura viene la mención a Leonardo Portus. Siete líneas para el artista visual más importante de la comuna, con una trayectoria reconocida constantemente en el extranjero, con una labor imprescindible en el arte contemporáneo chileno. ¡Si en mi universidad lo estudiamos en clase! ¡Es materia de tesis y conferencias! ¿Dónde está la información sobre su magnífico trabajo Estación Utopía, la exposición más exitosa del MAVI el 2014? Siete líneas para Portus.  ¿Acaso el trabajo de Portus se ha tornado un tanto incómodo de nombrar en un libro como este? Señor Besoaín, siete líneas para Portus. Bastaba con googlearlo y listo, así realizaba el trabajo como la gente (primer punto en contra para el editor general). 

Sigamos. Este blog es mío y sigo como quiero. Vamos a la parte II. La sección dedicada al ensayo es todavía pobre y anquilosada, creo porque al señor Besoaín le parece una “categoría difusa”. Comparto con él que no hemos tenido buenos ensayistas en el término estricto, pero sí escritores que han realizado el esfuerzo por publicar estudios referente a la comuna con finalidad didáctica. Como por ejemplo… ¡Él mismo! ¡El señor Raúl Besoaín Armijo se cita a sí mismo en el libro como “perteneciente a una antigua familia sambernardina” –qué fijación durante todo el libro con las “antiguas familias” y qué poca información sobre las nuevas- y se escribe una bondadosa biografía. Reconozco la labor de Besoaín en la comuna, mucho, pero no puede mencionarse a sí mismo. La biografía del historiador debió aparecer al principio del capítulo, preferentemente, como una estrategia para evitar este egocentrismo innecesario (otro punto en contra para el editor general). 

En la mención al Ateneo hoy no hay mucho más que decir, pues además tienen una larga historia. Sabemos la importancia del Ateneo en San Bernardo y su trabajo en la difusión y expansión de los límites culturales hacia otras comunas gracias a Nelly Salas y sus compañeros. En fotografía, por supuesto, está el señor César Disi, un ícono, tanto por sus imágenes como por su gran archivo de fotografías de la comuna. Una pena su temprana muerte. Pero de Cristián Campusano se dice “llegó a San Bernardo hace 15 años, pero hace solo unos tres años que se ha integrado a la vida cultural” Madre Santa, conocí a Cristián en la vida cultural el año 2000. Algo acá no me cuadra. Cristián Campusano lleva mucho rato trabajando interdisciplinariamente, incluso formando a nuevos fotógrafos (seguimos anotando puntos en contra al editor general, quien, además, es nombrado como mentor de Campusano). 

Ahora vamos al apartado Otros poetas y escritores. Para comenzar, a cualquiera que haya llegado hasta aquí leyendo mi crítica, ya le debe parecer que el adjetivo “otros” es peyorativo y de muy mal gusto. El primer otro es el señor Marcelo Mallea, también llegado de tierras lejanas, según Besoaín, a la comuna que, a todas luces, siempre recibe bien al amigo cuando es forastero. Considero a Mallea un gran gestor cultural, un escritor que debería dedicar más tiempo a su obra, pero sobre todo, una persona muy importante en mi propia vinculación como artista en la comuna, algo que solo saben hacer los buenos gestores (me refiero a las ferias y lecturas que me invitó, a su programa de radio y más). No quiero decir cosas negativas sobre él, lo estimo mucho y lo sabe, pero tendré que decir cosas negativas sobre el trabajo de Besoaín con respecto a él. 

El otro-otra es Ana Montrosis, otra forastera sureña que supo ganarse su lugar en las letras locales y nacionales. Su libro Tacones bajo la luna se lo prologué yo, con mucho respeto y admiración por su construcción de la figura femenina. 

Pero ahora debo dedicar un párrafo completo a lo siguiente: el otro que sigue es Antonio Silva. Para no avivar el fuego con antelación, cito textual las dos líneas que Besoaín le dedica: “poeta disruptivo, se hizo querer por sus compañeros de letras”. Si en este momento yo viviera en un edificio, estaría a punto de tirarme por la ventana por la deshonra que el señor Besoaín hace a Antonio Silva. ¡Qué digo deshonra! Un chiste, una broma, una grosería sobre la tumba del poeta sambernardino más importante a nivel nacional e internacional. El señor Besoaín no sabe o no quiso saber nada de Antonio Silva y lo relega a una mención ridícula. Es tan fácil utilizar el Google para informarse de quien se habla. Digo, como último recurso. En este momento todos esperamos ansiosos la edición de su obra completa que viene anunciándose en el circuito literario hace un rato luego de su muerte, según Besoaín, “este año”, lo que equivaldría al 2015. Mentira. Antonio Silva falleció el 2012. Ahora no voy a utilizar un paréntesis para tirarle en la cara el punto negativo al editor general, una persona que, todos sabemos, fue íntimo amigo y compañero del poeta Silva. ¿Por qué se le va este enorme detalle? 

Suspiro. Mención para René Silva, un gran poeta de la provincia que decide quedarse en San Bernardo. Ha logrado construir un movimiento alternativo a las “antiguas familias” dentro de las artes, trayendo incluso a escritores extranjeros. Harta falta nos hacía René Silva, gracias por no olvidarlo señor Besoaín. 

Y el último otro es el poeta Yuri Pérez, quien tiene la suerte de recibir tres párrafos completos, es decir, su biografía completa. No me extraña, es el editor general del libro. Aclaro: es innegable el trabajo de Pérez, tanto como escritor y monitor. Él fue uno de mis primeros profesores, le debo mucho, así como le deben varias generaciones de jóvenes escritores. Por lo tanto, le agradezco al señor Besoaín que, por último, y de soslayo, me haya incluido dentro de la biografía del escritor Pérez. Pero en el podio de los escritores otros sambernardinos no tuvimos la suerte de estar Claudia Kennedy, Marcelo Arce, Juan Eduardo Díaz, entre otros, muchos otros. Este no es un punto negativo para el editor general. Es una pena. 

Bien, en resumen los escritores actuales más importantes de la comuna para el señor Besoaín son Mallea, Montrosis y Pérez, quizás, porque son a quienes más ve en los eventos oficiales. Me da lata decir que solo uno es sambernardino de nacimiento, algo que tanto recalcó la señora alcaldesa este sábado, en eso de que “nací en tierra sambernardina y moriré en tierra sambernardina”. Distorsiones, errores, omisiones, de todo hay en este recuento “oficial” del historiador Raúl Besoaín Armijo. 

Y aunque me digan que qué importa todo esto si nadie va a leer el libro, a mí sí me importa. Ya que ando por la vida enarbolando orgullosa la bandera de San Bernardo y su identidad, algo que pocas comunas de la región metropolitana pueden decir. Y en todos lados digo que nací en San Bernardo, porque me parece más importante nombrar mi comuna antes que a Santiago. Y creo que ser de San Bernardo me hace especial y se lo digo a todo el mundo, como escritora lo recalco siempre, incluso hasta he teorizado al respecto. Señor Besoaín, ponga mi nombre en Google y lo verá. Ponga el nombre de cualquiera de los olvidados y los verá también. 

Sabemos que existen siempre dos lados, o quizá tres. Mientras más lados existan mejor. Pero acá se oficializa un discurso segregador que los artistas sambernardinos sentimos hace rato, por lo menos durante los años que lleva la actual administración municipal. Segregador, con pocas oportunidades de desarrollo (yo trabajo en la Casa de la Cultura de otra comuna, una que me abrió las puertas, respeta mi trabajo y confía en la necesidad de formación de artistas) y encajonado en un modelo injusto, totalmente desactualizado. 

Este espantoso libro ni siquiera sirve para marcar el paso de la administración de turno. Sabemos que la historia puede interpretarse de diferentes maneras, abordarse de múltiples puntos. Pero este es un documento oficial, un gran gasto de dinero realizado por las autoridades y así pasará a la historia. Por lo tanto, tengo todo el derecho y deber de criticarlo y utilizarlo para encender el fuego del asado el próximo mes en Fiestas Patrias.



[1] Para este término, revisar el esclarecedor ensayo de Gabriel Matthey Correa. Les recomiendo http://www.revistamusicalchilena.uchile.cl/index.php/RMCH/article/viewFile/1057/936

9 comentarios:

  1. No podía quedarme fuera y agradezco tu consideración... Luego de tu comentario, mi querida amiga y basándome únicamente en los antecedentes que expones, además sin tener aún el ejemplar en mis manos, aunque no tengo motivos por no creer tus palabras, las que me son de completa validez en temas de cultura. Me parece una falta de rigurosidad indigna de los profesionales que estuvieron a cargo de la edición del mentado libro. Según mi experiencia en el trabajo editorial para la producción de una antología que pretende tal nivel se debe planificar los pasos y los criterios de edición, insisto, aún no he revisado el texto. Se me ocurre que aquí no existió esta planificación, quizá se encargó el trabajo a cada uno de los participantes por separado y luego se reunió el material sin un cuidado y efectivo trabajo de edición. No lo sé, estoy hablando desde especulación.
    Para mí no es doloroso quedar fuera de este trabajo recopilatorio, porque como una vez se me explicó, como criterio, que mi obra ha sido desarrollada fuera de San Bernardo, aunque en las solapas de mis libros y bajo mi foto diga “San Bernardo, 1976”; aunque mi nombre aparezca, al menos en tres oportunidades, en las nóminas de los poetas galardonados en el Premio municipal de literatura; aunque también esté mi rubrica, de un tiempo no menor, en los registros del Ateneo y del grupo literario Andén; ni por ser amigo del encargado de la Casa de la Cultura y del encargado de las actividades literarias de esta; y por más presentar, en la biblioteca pública Evaristo Molina, mi último libro cuyos pasajes hablan además de San Bernardo y que en su momento se me comentó sobre la producción del libro en cuestión. Me temo que a quien correspondió el cuidado de la edición, me refiero a Yuri Pérez, se le pasó nomás y no fue lo suficientemente riguroso en el trabajo. Los amigos en común, a quienes también considero mis hermanos y que estuvieron en la presentación de mi libro, estoy seguro que debieron recordarle al menos un par de veces mi nombre y los nombres de quienes también quedaron fuera.
    Puedo comprender que el señor Besoaín deje nombres fuera por desconocimiento, porque no se maneja con los medios que la modernidad le ofrece, pero el equipo editor debió trabajar y estar presente y supervisar cada fecha, cada nombre, cada coma que se colocara. Un libro de este tipo es un documento que debe ser respetado. Da lo mismo estar o no estar, el problema se presenta en que se pretende un trabajo que debió ser perfecto, riguroso, digno de los escritores y artistas que forman la historia de la comuna, pero me parece que una vez más se cae en la pomposidad desacreditada del mal que nos legó la tan amada Colonia Tolstoyana. No podemos esperar ni pedir que Santivan o D´Halmar se pongan a hacer labores domésticas o que se esmeren en trabajar la tierra, si no saben hacerlo. Una vez más se escaparon los bueyes, y esto, como todo lo sanbernardino quedará en el anecdotario familiar, a medias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Juan, te respondí por FB. Gracias de nuevo. Aguante desde el litoral.

      Eliminar
  2. Hola Urzula, comparto plenamente tu opinión. Creo que dejas al desnudo y muy bien el analfabetismo y la mediocridad cultural oficial local y de país que nos rige. Te saluda Víctor Soto Rojas, Celular: 9 626 62 12, me desenvuelvo desde el oficio de actor, profesor, gestor y director teatral. en enero 2015, encabece el Primer Encuentro de Teatro Latinoamericano en San Bernardo, hoy estoy trabajando para la Segunda versión, obviamente desde la realización, es que puedo apreciar esta realidad por un lado comentada por UD y por otro confrontar a esta burocracia local todavía de carácter feudal.- Por cierto sería interesante seguir en contacto...saludos...víctor.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias también a usted por animarse a leer y comentar. Por su puesto que podemos seguir en contacto. Armar redes es nuestra obligación. Pero redes que nos fortalezcan, como en un tejido, no que nos atrapen, como en la pesca. La burocracia siempre va a estar, pero teniendo redes se pasan mejor "las penas" de este mal. Saludos!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario por el tremendo comentario. Un gran análisis que merece ser difundido por sí mismo. Yo creo firmemente el dos cosas: el derecho a criticar el status quo y el derecho a crear corrientes alternas. Varias corrientes. Muchas corrientes.

      Y también me empelota lo del centralismo, la gente de la comuna cae tan fácil. Y yo les miraba las caras ese día, cómo estaban aturdidos con el montaje "cultural y patrimonial", cómo al final del evento comenzaban a llevarse las rosas de los adornos florales y le dije a mi compañero "es tan, tan difícil luchar contra esto".

      Que te hayan robado tus formulaciones e ideas, es una mierda. Pero por lo menos algo bueno tiene este libro entonces.

      También estoy de acuerdo en el punto de debatir, pero como un hervidero de propuestas e ideas. Le tengo pánico a los discursos unificadores, por eso considero que si la queja es lo único que nos unifica a los opositores, que se quede solo ahí. Y que cada cual defienda su arte-producción-idea o, si no quiere, no la defienda. Hay quienes deciden quedarse a la orilla y se pasan por encima todo lo que estamos diciendo para trabajar en su espacio y eso es válido también.

      Ellos tienen el poder, tienen las lukas, tienen el pan y el circo. Las luces violetas. Los adornos florales tipo ikebana sobre pedestales. Nosotros siempre hemos tenido las ideas y el arte. Pero nunca hemos dejado de ser medios sectarios, ¿no te parece?. Yo estoy casi segura que por esto no hemos podido poner freno a este carnaval kitsch.

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Hola Ursula! Mira, cosas de la vida, hace un tiempo atrás escribí un pequeño articulo en mi facebook (si, así de informal) y por los vaivenes que tiene el destino este pequeño escrito terminó publicado a través de Marcelo Mallea en "La Voz de San Bernardo" N°74... la que se armó! especialmente la respuesta del señor Besoain (N°75 del mencionado periódico) y sin contar algunos epítetos tales como envidioso del que se cargó después. Y así es, estamos me parece parados en el punto de inflexión, en donde debemos elegir entre recibir lo hecho antes, conformarnos con ello, encontrar una buena pega y retransmitir lo mismo, alabar a las "familias tradicionales" y tratar de ingresar al statu quo... cómodo no? sobre todo cuando la otra alternativa es pelearse con todos y abrir debate, duela a quien le duela. Yo creo que has tenido la valentía suficiente para tomar el segundo rumbo, y en ese sentido quiero decirte que te felicito y, aún más, no estas sola. El camino se abre a medida que avanzamos, eso es inexorable...

    ResponderEliminar
  5. Gracias Marcelino por el apoyo. Debemos utilizar los medios que tenemos, pero sirven igual, ¿viste? Sé que no estoy sola porque no es un tema mío, es un tema de comunidad. Yo tampoco pensé que este comentario fuera a tener mayor lectura que la de mis amigos, pero aquí estamos: armando redes.

    ResponderEliminar
  6. Con innegable empeño, la actual administración comunal, se ha propuesto revalorar elementos de la cultura local, que en otros periodos no tuvieron muchas acciones concretas.

    Pero ese anhelo, se extravía en otros objetivos, lejanos a la búsqueda de creación y desarrollo cultural.
    Es en aquel cumulo de conceptos, de frases, donde radica el problema de esta concepción municipal de la cultura, que hemos explicado en otros artículos.
    El discurso cultural local, al estar subordinado a la agenda político - administrativa y a una construcción simbólica anacrónica sobre la identidad, repite afirmaciones, que se enredan en sus propios supuestos. Tras el cerrojo de un puritanismo normativo y un afán por la masividad, la identidad cultural que se nos presenta, paradójicamente impide conocer las profundidades de nuestras identidades, los matices de nuestro pasado y nuestra realidad actual como ciudad.
    Ver mas en:
    http://cosechalocal.blogspot.cl/2015_11_01_archive.html

    http://cosechalocal.blogspot.cl/

    ResponderEliminar